Volver a nacer – Colombia

12747419_10153271245861175_1214779693537908588_o

¿Cuál fue mi sentimiento al volver a la tierra donde crecí? La tierra donde están los seres que mas amo, ver las calles donde caminaba cuando niña, las tiendas que frecuentaba para comprar los huevos o para disfrutar de los más deliciosos antojos. ¿Cómo me sentí al volver a respirar el aire que llenó mis pulmones desde que llegué a este mundo? De ver aquellas casas donde me escondía y ver la ciudad donde estaba llena de miedos y al mismo tiempo descubría quien era.

El volver a mi linda Colombia me recordó que por un lado el tiempo no pasa, las personas te siguen viendo con la misma ternura, te sonríen. Me miro a mi misma y digo: Simplemente las pequeñas cosas que hace una vida eran mi rutina, se convirtieron en los momentos más especiales e importantes de mi vida. Un abrazo ya no era un abrazo, se convirtió en la muestra más grande de amor; el darle la mano a mi padre ya no era una acción momentánea, sino la muestra de cariño más grande de mi día; él decirle buenos días y un te amo a mi hermana y a mi padre ya no eran solo palabras, sino frases llenas de sinceridad. El sabor de nuestras frutas, nuestros platos, nuestras delicias, ya no hacían parte de un plato de comida, sino de sabores que disfrutaba en cada mordisco. El olor de las calles, de la comida, de las personas que amo ya no pasaban en vano. Mis sentidos y mi corazón se volvieron más sensibles a esos detalles que hacen de la vida lo mas lindo. Es como que cada sentido empezó a trabajar 10 veces más. Observé los caminos de forma diferente, a las personas y sus acciones.

El volver a casa fue volver a nacer, fue volverme más agradecida de las maravillas que tengo, de disfrutar cada momento con los que amo. El volver a casa fue tener otras prioridades, pasar más tiempo con mi familia, mis amigos, disfrutar cada comida, cada olor, saludar al vecino y leer en sus ojos lo que antes no leía. Si, fue como si los años no pasaran, pero al mismo tiempo con lágrimas de alegría recordé lo que había sido, lo que no viví y lo que soy ahora al ver el mundo de una manera más profunda. Gracias Dios por este reencuentro tan inolvidable. No hay palabras. Gracias.

 12719254_10153271190911175_7819438950271048089_o

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s